Ayn Rand: La capacidad para ver, conectar y realizar todo lo que no se había visto, conectado ni hecho anteriormente

www.robertodossantos.net

—Señorita Taggart, ¿comprende por qué prefiero un auténtico comerciante a tres docenas de artistas modernos? ¿Por qué tengo más cosas en común con Ellis Wyatt o Ken Danagger, carentes de oído musical, que con hombres como Mort Lidy o Balph Eubank? Ya sea una sinfonía o una mina de carbón, todo trabajo es un acto creador y procede de la misma fuente: de la inviolable capacidad para ver a través de nuestros ojos, lo cual significa la capacidad para realizar una identificación racional, que, a su vez, significa la capacidad para ver, conectar y realizar todo lo que no se había visto, conectado ni hecho anteriormente. Hablan de la brillante visión de los autores de sinfonías y de novelas, pero, ¿qué suponen que es esa arrolladora facultad del hombre que descubre el uso del petróleo, sabe dirigir una mina o construye un motor eléctrico? Hablan del fuego sagrado que se dice arde en el interior de músicos y poetas… pero, ¿qué suponen que mueve a un industrial a desafiar al mundo entero con un nuevo metal, a los inventores de aviones, los constructores de ferrocarriles, los descubridores de nuevos gérmenes o de nuevos continentes en el transcurso de los siglos?… ¿Una intransigente devoción en busca de la verdad, señorita Taggart? ¿Ha oído a los moralistas y a los amantes del arte hablar sobre la intransigente devoción que tiene el artista por buscar la verdad? Indíqueme un ejemplo mejor de dicha devoción que el de un hombre cuando afirma que la Tierra gira o cuando declara que una aleación de acero y cobre posee determinadas propiedades que permiten emplearla en ciertas cosas y aunque lo torturen o arrastren a la ruina, ¡ese hombre no jurará en falso por la evidencia de su mente! Esto, esta clase de espíritu, señorita Taggart, ese valor y ese amor a la verdad, se oponen al negligente holgazán que se mueve asegurando orgulloso que ha alcanzado casi la perfección de un demente debido a que él es un artista que no tiene la más remota idea de lo que su obra de arte es o significa, porque no se siente restringido por conceptos tan burdos como los de “ser” o “significar” sino que él es un vehículo de misterios superiores y no sabe cómo creó su obra ni por qué, es una obra que salió de su mente de un modo espontáneo, como el vómito de un borracho; él no razona, no se rebajaría a pensar, tan sólo siente, todo lo que tiene que hacer es sentir… El insulso, charlatán, perezoso y mediocre, ¡sólo siente!

La Rebelión de Atlas – Ayn Rand

Acerca de roberto dos santos gonçalves, escultor [en Blog]

Arquitecto - Artista Visual (Escultor en Cerámica y Vidrio) www.robertodossantos.net
Esta entrada fue publicada en Autores, Selecciones y etiquetada , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s