Art Nouveau, La Transición

A medida que avanzaba la revolución industrial, el eclecticismo historicista sucumbía por su incapacidad para responder a las nuevas realidades filosóficas, políticas, económicas, sociales y tecnológicas. Progresivamente caducaban los códigos referenciales frente a la nueva estética que exigía la mecanización. El pasado dejó de ser idealizado y el hombre de las sociedades industrializadas enfocó su entusiasmo en un prometedor futuro.

No obstante, se presentaron reacciones esteticistas a la industrialización. Entre ellas, el movimiento inglés Arts & Crafts, bien representado en un socialista como William Morris. Este movimiento, además de rechazar la manufactura industrial de bienes, pretendía retornar al trabajo artesanal en una era de producción mecanizada.

Si los eclecticistas sacralizaron el pasado, los activistas del Arts & Crafts veneraron lo autóctono, tanto en lo que respecta a los materiales como a las técnicas, pregonando los valores de la simplicidad, honestidad y necesidad. En la práctica, los artículos creados bajo esta óptica resultaron más escasos, más caros y, por lo tanto, más elistescos. Un contrasentido que pronto ahogaría a este movimiento.

En estas circunstancias, de ruptura con el pasado y con lo vernáculo, surge el Art Nouveau.

Aceptando la tecnología moderna, adaptándola a los nuevos gustos y utilizando lo orgánico como arma de expresión plástica; este movimiento creó un vocabulario totalmente liberado de formalismos pasados. El énfasis en los elementos naturales, no fue un hecho caprichoso ni fortuito. No se trataba de una actitud contemplativa, muy por el contrario, la sensación predominante en esos tiempos era que, finalmente, el ser humano había logrado someter, dominar o controlar las fuerzas naturales gracias a la máquina.

La emblemática línea curva con la que le asociamos, más allá de hacer referencia a la sensualidad vegetal, pudiera tener una segunda lectura: el látigo con el que se doma a la naturaleza.

Los códigos recién estrenados se emplearon en todas las disciplinas artísticas. El Art Nouveau unificó artes mayores, artes menores, artes aplicadas, arquitectura, vestido, gráfica, etc., y fue precursor diseño industrial; alcanzando el ideal integrador planteado desde la antigüedad: los principios estéticos son universales, por lo tanto, aplicables a cualquier manifestación artística.

Por otra parte, a pesar de su origen disperso y de la variedad de intérpretes, el Art Noveau fue un estilo de marcado carácter supranacional, completamente sincronizado con el capitalismo internacional. La superación de sentimientos nacionalistas, el acortamiento de las distancias debido sistemas de transporte y comunicaciones modernos, y la dinámica relación entre producción y consumo a gran escala generaron un optimismo progresista. Cada vez más bienes estaban al alcance de más personas. Así, Art Noveau respondía tanto a las demandas de burguesía como a las del proletariado.

Con la primera guerra mundial, el optimismo, quizá demasiado pronto, se esfumó. Y con él, los vapores del Art Noveau.

Roberto dos Santos Gonçalves

[Publicado por primera vez el 01/11/2002 en www.robertodossantos.net]

Acerca de roberto dos santos gonçalves, escultor [en Blog]

Arquitecto - Artista Visual (Escultor en Cerámica y Vidrio) www.robertodossantos.net
Esta entrada fue publicada en Ensayos y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s