#TheFountainhead75 “No sé si es algo de lo que carezco, o algo que tengo de más y me lo impide”

David de Miguel Angel 2

―¿Qué estás haciendo al respecto? (…)

―Nada

―Pero debes hacer algo.

―No hay nada que pueda hacer.

―Debes aprender a tratar a la gente

―No puedo.

―¿Por qué?

―No sé cómo hacerlo. Nací sin ese sentido.

―Es algo que se aprende.

―No tengo el órgano para aprenderlo. No sé si es algo de lo que carezco, o algo que tengo de más y me lo impide. Además, no me gusta la gente que tiene que ser manipulada.

―Pero no puedes quedarte quieto, sin hacer nada. Tienes que ir en busca de trabajo.

―¿Qué puedo decirle a la gente para que me contrate? Sólo puedo mostrarles mi trabajo. Si no escuchan eso, no escucharán nada de lo que les diga. Para ellos no soy más que mi trabajo, mi trabajo es lo unico que tenemos en común. Y no pienso decirles otra cosa.

―Entonces, ¿qué vas a hacer? ¿No estás preocupado?

―No. Ya sabía que iba a suceder. Estoy esperando.

―¿Qué?

―Encontrar gente de mi clase.

―¿Qué clase es esa?

―No lo sé. Sí, lo sé, pero no sé explicarlo. A menudo he deseado poder definirla porque debe haber un principio que la describa, pero no sé cuál.

EL MANANTIAL – Ayn Rand

Anuncios
Publicado en Selecciones | Etiquetado , , | Deja un comentario

#TheFountainhead75 “No me gusta que me ayuden a ser arquitecto”

David de Miguel Angel 1

―No quiero ingresar a ningún grupo, jamás, (…).

―Pero, ¿no te das cuenta cómo ayuda eso?

―¿Para qué?

―Para ser arquitecto.

―No me gusta que me ayuden a ser arquitecto.

―Sólo te estás haciendo las cosas más difíciles.

―Sí.

―Y sabes que será muy duro.

―Lo sé.

―Te los pondrás de enemigos si rechazas tal invitavión.

―Me los pondré de enemigos de todas formas.

El MANANTIAL – Ayn Rand

Publicado en Selecciones | Etiquetado , , | Deja un comentario

#TheFountainhead75 “La vergüenza no era que su cuerpo estuviese expuesto, sino que estuviese expuesto a ojos indiferentes”

David de Miguel Angel 3

No era malicia. (…). No pensaban que él carecía de valor. Simplemente no les importaba averiguar si era o no bueno. Algunas veces le pedían que les mostrara sus proyectos; entonces los extendía sobre la mesa y sentía en los músculos de las manos contracciones de vergüenza. Era como si tuviese que arrancarse la ropa, y la vergüenza no era que su cuerpo estuviese expuesto, sino que estuviese expuesto a ojos indiferentes.

EL MANANTIAL – Ayn Rand

Publicado en Selecciones | Etiquetado , , | Deja un comentario

Para mí #TheFountainhead75

David de Miguel Angel 6

―¿Cuándo decidió ser arquitecto?

―Cuando tenía diez años.

―A esa edad nadie sabe lo que quiere, y quizá nunca lo sepa. Miente

―¿Yo?

―No me mire así. ¿No puede mirar cualquier otra cosa? ¿Por qué decidió ser arquitecto?

―No lo sabía en su momento, pero es porque nunca creí en Dios.

―Vamos, sea sensato.

―Porque amo este mundo, porque es todo lo que amo. No me gusta el aspecto que tienen las cosas en la tierra. Quiero cambiarlas.

―¿Para quién?

―Para mí.

―¿Cuántos años tiene?

―Veintidós.

―¿Dónde oyó todo eso?

―En ninguna parte.

―Nadie habla así a los veintidos añas. Usted es anormal.

―Probablemente.

―No se lo digo como cumplido.

―Tampoco lo tomé así.

(…)

―Maldita sea ―dijo suavemente―. Maldición ―rugió de pronto, inclinándose hacia adelante―. No le he pedido que viniera aquí, no necesito ningún proyectista. No hay aquí nada que proyectar. No tengo suficiente trabajo para mantenerme a mí y a mis hombres, (…). No quiero que ningún loco visionario se muera de hambre a mi lado. No quiero esa responsabilidad. No la pedí. Pensé que nunca volvería a suceder. (…) Soy perfectamente feliz con los imbéciles babosos que tengo aquí, que nunca han tenido nada ni lo tendrán, sin que eso les importe. Eso es todo lo que quiero. ¿Por qué ha venido? Está en el punto de partida para arruinarse a sí mismo. Lo sabe, ¿no es así? Y yo le ayudaré a arruinarse. No quiero verlo. No me agrada. No me gusta su cara. Parece un egoísta insoportable. Es un impertinente. Está demasiado seguro de sí mismo. (…) Venga a trabajar mañana.

―De acuerdo.

EL MANANTIAL – Ayn Rand

Publicado en Selecciones | Etiquetado , , | Deja un comentario

Hampones mutilan la estatua de Miranda para llevarse su espada

Esta galería contiene 9 fotos

IAM Venezuela El delictivo tráfico de bronce y cobre no da tregua al patrimonio cultural venezolano. Su más reciente víctima fue la estatua de Francisco de Miranda, en Maracaibo, a la que le quitaron la espada. Con brazo y todo. … Seguir leyendo

Galería | Deja un comentario

La consigna

2014 Jardín 178 WP

La verdadera destrucción del lenguaje, que el surrealismo ha deseado con tanta obstinación, no reside en la incoherencia o el automatismo. Reside en la consigna.

El hombre rebelde, Albert Camus

Publicado el por | Etiquetado , , , , | Deja un comentario

EL DECRETO 10-289

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

—Esto es sólo un borrador del decreto 10-289 —anunció Wesley Mouch—, que Gene, Clem y yo hemos preparado para darles una idea aproximada. Queremos escuchar sus opiniones, sugerencias, y demás, puesto que son ustedes los representantes del trabajo, la industria, el transporte y las profesiones.

Fred Kinnan se separó de la ventana y tomó asiento en el brazo de un sillón. Orren Boyle escupió la colilla de su cigarro. James Taggart se miró las manos. El Dr. Ferris era el único que parecía tranquilo.

—”En nombre del bienestar general —leyó Wesley Mouch— y a fin de proteger la seguridad pública y conseguir una total igualdad y absoluta estabilidad, se decreta, para el período de duración del estado de emergencia nacional, que:

“Primero. Todos los obreros, asalariados y empleados de cualquier clase quedarán, a partir de ahora, fijos en sus puestos de trabajo y no podrán abandonarlo, ni ser despedidos, ni cambiar de empleo, bajo pena de prisión, la cual será establecida por la Oficina de Unificación designada por la Oficina de Planificación Económica y Recursos Nacionales. Toda persona que haya cumplido 21 años deberá presentarse ante la Oficina de Unificación, que le asignará el lugar donde a su entender servirá mejor a los intereses nacionales.

“Segundo. Todos los establecimientos industriales y comerciales, y los negocios de cualquier naturaleza, deberán, a partir de ahora, mantenerse en funcionamiento y sus propietarios no se retirarán, ni abandonarán, ni cerrarán, venderán o transferirán sus negocios, bajo pena de la estatización de los mismos y de su patrimonio.

“Tercero. Todas las patentes de invención y los derechos de propiedad intelectual de aparatos, dispositivos, descubrimientos, fórmulas, procesos de trabajo y tareas de cualquier tipo serán transferidos a la nación como obsequio patriótico de emergencia, por medio de Certificados de Otorgamiento Voluntario que serán firmados por los propietarios de dichas patentes y derechos de autor. La Oficina de Unificación concederá licencias para el uso y explotación de las patentes y derechos de autor a quienes las soliciten, de manera equitativa y sin ninguna clase de discriminación, con el fin de eliminar prácticas monopólicas, desechar productos obsoletos y poner los mejores al alcance de la nación. Ninguna de las marcas, nombres comerciales o títulos protegidos por algún derecho de propiedad podrán ser utilizados. Todos los productos anteriormente patentados serán conocidos por un nuevo nombre y vendidos por todos los fabricantes bajo la misma denominación, que será asignada por la Oficina de Unificación. Todas las marcas de fábrica, nombres comerciales y emblemas privados quedan abolidos por el presente decreto.

“Cuarto. Ningún nuevo aparato, invento, producto o bienes de cualquier naturaleza que no esté actualmente en el mercado podrá ser producido, inventado, fabricado o vendido después de la fecha de promulgación de este decreto. Queda suspendida la Oficina de Patentes y Derechos de Autor.

“Quinto. Todo establecimiento, empresa, sociedad o persona física dedicado a la producción deberá, a partir de ahora, producir anualmente la misma cantidad que durante el Año Básico, ni más ni menos. El año conocido como Básico o Año Patrón será el que finalice a la fecha de promulgación de este decreto. El exceso o la falta de producción serán objeto de multas que quedarán determinadas por la Oficina de Unificación.

“Sexto. Toda persona, cualquiera sea su edad, sexo, clase o nivel de ingresos, deberá, a partir de ahora, gastar anualmente en la compra de bienes la misma cantidad que ha gastado en el Año Básico, ni más ni menos. Quien no se ajuste a esta medida será multado por la Oficina de Unificación.

“Séptimo. Se congelan todos los salarios, jornales, precios, dividendos, beneficios, intereses y formas de ingreso de cualquier naturaleza en sus cifras actuales, es decir, las vigentes a la fecha de promulgación de esta disposición.

“Octavo. Todos los casos y situaciones no específicamente mencionados en esta disposición serán solucionados y determinados por la Oficina de Unificación, cuyas decisiones serán inapelables.”

Existía todavía entre los cuatro hombres, que habían estado escuchando, un resto de dignidad humana que los hizo permanecer inmóviles y sentir náuseas durante un minuto.

LA REBELIÓN DE ATLAS, Ayn Rand (1957)

Publicado en Selecciones | Deja un comentario